Aislamientos

Un buen aislamiento es fundamental para la habitabilidad y el confort en una vivienda.

En este concepto se comprende tanto el aislamiento acústico como el térmico.

En muchas viviendas, nos encontramos con problemas de molestias por ruidos, debidos a la colocación de insuficiente material aislante o a su incorrecta instalación. Esto puede ocasionarnos desde molestias leves a graves trastornos del sueño, irritabilidad, etc… debidos a una falta efectiva de descanso.

Por otro lado un correcto aislamiento térmico nos asegurará un uso más efectivo de energía en la aclimatación del hogar tanto en verano como en invierno, así mismo podemos prevenir la aparición de humedades en el interior de la vivienda.

Existen hoy en día multitud de productos y técnicas, que variarán en función de las características de cada caso, que nos ayudan a mantener nuestro hogar en buenas condiciones de habitabilidad.

Analizamos cada caso “in situ” para encontrar la solución más adecuada a las circunstancias.

 

Aislamiento acústico.

 

Estos últimos años de construcción desenfrenada y cortos plazos de entrega, no siempre se ha tenido en cuenta la correcta ejecución e instalación de las medidas de aislamiento acústico.

A menudo nos encontramos con defectos en la ejecución de la obra como, medianeras excesivamente delgadas y rígidas, deficiente entrega contra el forjado, escaso o nulo material aislante, o mala instalación del mismo….

Debido a esto, la demanda de mejoras que mitiguen o eliminen los problemas que derivan de un deficiente aislamiento, ha aumentado mucho.

Los problemas de ruidos tienen múltiples causas, pueden ser ruidos de impacto (ruido de pasos, movimiento de muebles, golpes…) o ruidos de trasmisión aérea. (TV, voces, música…)

Cada caso tiene un área de actuación distinta.

Para el caso de ruidos de impacto la actuación más efectiva será siempre en el espacio emisor del ruido, y consiste en la instalación de material aislante flexible bajo el pavimento o entarimado. Una instalación en el falso techo del espacio afectado por el ruido, por si sola será insuficiente.

En el caso de trasmisión aérea, se actúa mediante la instalación de material aislante,(lana de roca, acustidan, copopren…) y recubrirlo mediante placas de Pladur ya sea en trasdosado directo, semidirecto o con estructura autoportante.

Mediante este sistema podemos conseguir una mejora en el aislamiento de entre 6 dB para las instalaciones más sencillas, hasta 20 dB de los montajes más complejos.

Los trasdosados se pueden emplear conjuntamente con el asilamiento de falsos techos y suelos para un aislamiento más efectivo.

Tenemos a nuestra disposición una amplia gama de productos, cada uno con unas propiedades que le hacen útil según nuestras necesidades.

 

Realizamos visitas para conocer el problema de primera mano y ofrecer una solución adaptada a cada caso.

2015 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos